Programa Semana Santa 2019

ACTOS Y CULTOS, HORARIOS

DÍA 12 DE ABRIL (VIERNES)

19,30 horas: Viacrucis y Santa Misa por los cofrades difuntos

20.30 horas: PREGÓN DE SEMANA SANTA

Actuación de la «Coral San Gil, Abad»

Pregonera: Dña. Nieves Labrador López

Entrega de premios del Concurso de Carteles de Semana Santa 2019.

Actuación del Coro Parroquial «SAN GIL, ABAD»

Actuación de la Banda de Música de la Asociación Cultural Motillana «Inmaculada Concepción»

LUGAR: Iglesia Parroquial «San Gil, Abad

 

DÍA 13 DE ABRIL (SÁBADO)

10.00 horas: SANTA MISA

19,30 horas: Representación de la PASIÓN Y MUERTE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, en las calles de Motilla.

 

DÍA 14 DE ABRIL (DOMINGO DE RAMOS)

12,30 horas: BENDICIÓN DE RAMOS

PROCESIÓN: «Entrada en Jerusalén»

PASOS: La Borriquilla y estandartes de las Cofradias

ITINERARIO: San Gil Abad, Portillo, Plaza Portillo, Dr Vte.Vega, Sdte. Fdo. Pastor, Avda. del Riato, Sol, Escuelas.

Al finalizar la Procesión SANTA MISA

19.30 horas: SANTA MISA

19.30 horas: XVII Concierto de Marchas Procesionales

Actuación Banda de Música de la Asociación Cultural Motillana «Inmaculada Concepción». En Casa de la Cultura

 

DÍA 15 DE ABRIL, LUNES SANTO

19.30 horas: SANTA MISA

20.00 horas: CELEBRACIÓN SACRAMENTO DE LA CONFESIÓN

 

DÍA 16 DE ABRIL, MARTES SANTO

19,30 horas: SANTA MISA

21,00 horas: PROCESIÓN: El Prendimiento

PASOS: San Pedro, Jesús Amarrado a la Columna, Jesús de Medinaceli.

ITINERARIO: Escuelas, Sol, A avda. del Riato Sur, Marqués de Villena, Comisario, Cruz Blanca.

 

DÍA 17 DE ABRIL, MIÉRCOLES SANTO

19,30 horas: SANTA MISA

20,00 horas: PROCESIÓN: De Las Siete Palabras

PASOS: Jesús Crucificado.

ITINERARIO: Don Tomás, plza. Del Portillo, Portillo, Escuelas

 

DÍA 18 DE ABRIL, JUEVES SANTO

19.30 horas: SANTA MISA. Celebración de la Cena del Señor

Día del Amor Fraterno

20.30 horas: PROCESIÓN: Camino del Calvario

PASOS: Jesús Amarrado a la Columna, Jesús de Medinaceli, Jesús el Nazareno, Cristo de la Fe, San Pedro, San Juan, La Dolorosa.

ITINERARIO: Escuelas, Sol, Avda. Riato Sur, Marqués de Villena, Comisario, Cruz Blanca

24.00 horas: HORA SANTA

DESPUÉS DE LA HORA SANTA HABRÁ TURNOS DE VELA «ANTE EL SANTÍSIMO» TODA LA NOCHE.

 

DÍA 19 DE ABRIL, VIERNES SANTO

12.00 horas: VIA CRUCIS (Desde la Iglesia al Calvario).

PASO: Jesús Crucificado. Portado por la Hermandad «Jesús Amigo de los Niños».

19.30 horas: SANTOS OFICIOS: Celebración de la Muerte de Cristo.

21.00 horas: PROCESIÓN: Santo Entierro

PASOS: Cristo de la Fe, La Cruz Desnuda, Santo Sepulcro, San Juan, La Dolorosa

ITINERARIO: Don Tomás, Plaza Portillo, Dr. Vicente Vega, Site.Do. Pastor, Avda. Riato, Sol, Escuelas.

 

DÍA 20 DE ABRIL, SÁBADO SANTO

23,30 horas: VIGILIA PASCUAL:

Celebración de la Resurrección del Señor.

 

DÍA 21 DE ABRIL, DOMINGO DE RESURRECCIÓN

11,30 horas: PROCESIÓN: El Encuentro

PASOS: El Resucitado y La Virgen.

ITINERARIO

El Resucitado: D. Tomas, Plaza Portillo, Vte. Vega, Fdo. Pastor y Riato (Par) hasta el centro.

La Virgen: San Gil Abad, Don Andrés, Marqués de Villena, Riato (Par) hasta el centro

LUGAR DE ENCUENTRO: Centro del Riato.

TAMBORADA FUEGOS ARTIFICIALES

Finalizada la Procesión: SANTA MISA

19,30 horas: SANTA MISA

 

RESUMEN PREGÓN SEMANA SANTA 2018

 

Sentimos que se acerca Semana Santa porque huele a tambores retumbando por las calles. Semana Santa se perfuma de mujeres cosiendo y planchando hábitos, capas y capuces en sus casas.

Semana Santa, esposa de cofrades, porque soñamos, sentimos, vibramos, sufrimos y nerviosos esperamos, a su puerta, año tras año, para salir con ella a caminar. Así espero a mi amada Semana Santa. Aguardo pacientemente el paso de los días hasta que llega el momento de salir junto a ella, y sentirla, abrazada a mí, con todo el amor que el mismo Cristo nos entregó con su Pasión.

Hubo una vez un hombre que marcho lejos de su casa, se olvidó de su padre, porque escucho cantos de sirenas que prometen una vida llena de venturas y gozos en otros mares, y marchó sin pararse a escuchar. Y después de anos entregado a otras pasiones, un buen día escuchó la voz del Padre, que a través de un fiel mensajero, le llamaba y le pedía «Vuelve a casa hijo», y volvió…

Aquél lugar, se llama El Monumento, era el Sagrario. Y aquél pobre y desdichado hombre… era yo.

Jesús Amigo de los niños. Él fue quien dijo «dejad que los niños se acerquen a mi», Por qué los reprendemos, creyendo que molestan al Señor?. Es Jesús Amigo de los niños quien nos llama a hacernos como ellos, amarnos unos a otros y enseñar al prójimo el camino hacia Jesús.

Por eso, el Domingo de Ramos, salimos en procesión con La Borriquilla. Cuánto tiempo hacía que no cogía un ramo, como cuando era pequeño, buscando el que menos hojas tuviese?, porque por cada hoja había que rezar un Padre Nuestro.

Sentí como mío el profundo amor con que lavaste los pies a tus amigos. De rodillas los lavaba, los secaba y los besaba. Fue San Pedro quien con más decisión quiso impedir que se los lavaras, hasta que se dio cuenta que para ser discípulo del Maestro hemos de aprender a hacernos el menor, y ser siervo de todos. Pobre San Pedro, que en el huerto de los olivos no entendió lo que Jesús predijo, y tres veces lo negó.

Aquella noche, en el Huerto de Getsemaní, acudí con mis amigos a rezar. Pero aquella noche sabía que allí recibiría el beso de la traición. Así sentí en mi corazón la soledad en aquél huerto. Todos dormían, y yo no podía quitarme de la cabeza la imagen de mi padre recién fallecido. Fue entonces, cuando me arrodillé junto aquél tronco, cuando vi justo en frente de mi, a mi madre, enlutada hasta los ojos enrojecidos por el llanto, con un pañuelo blanco entre las manos tapando su temblorosa boca. Se me hizo un nudo en la garganta que no me dejaba pronunciar palabra.

A la vez que se celebraba aquel injusto juicio, aquella farsa, San Pedro desde sus pesadas andas, niega tres veces al Señor, e inmediatamente canta el gallo. Llora Pedro, llora, ahora te das cuenta que acabas de cumplir lo que Jesús te anuncio.

Los escudos de los soldados romanos golpean los hombros del Señor una y otra vez, haciendo que su caminar se tambalee Lo conducen al Pretorio de Pilato entre el griterío de la gente. El pueblo entero observa como Jesús Amarrado a la columna recibe el castigo por sus actos, latigazos, por cada uno de los que fueron curados por El. Trallazos incesantes con el látigo, silbidos cruzando el aire, justo antes de cada descarga.

Ya tenemos vestido al Rey, nuestro Rey Jesús de Medinaceli, coronado de espinas que hacen brotar brillantes hilos rojos, que saltan desde sus cejas hasta introducirse en sus ojos. «Ecce Homo», he aquí el Hombre dijo Pilato, y con estas palabras cargó sobre su espalda Jesús Nazareno, la Cruz más pesada que el hombre había construido jamás, la Cruz con nuestros propios pecados. La Sangre de la corona de espinas empañaba mis ojos y casi me cegaba, por eso, con el peso de la Cruz, los rudos golpes romanos, y la debilidad de mis pies de hombre agotado, caía una y otra vez a tierra. El madero se clavaba a mis espaldas, las espinas punzaban mi cabeza, y las piedras del camino lastimar mis rodillas.

Como Moisés levantó la serpiente el desierto, así fue levantado el Hijo del Hombre, el Cristo de la Fe. Entre ladrones lo clavaron, su delito, robar nuestro corazón. Entre malhechores lo crucificaron, sus crímenes, curar a los enfermos. A los pies de aquella Cruz ensangrentada, sin apartar tu enrojecida mirada, allí estás, Santa Madre Dolorosa. Tú sabias que aquello tenía que sucede, y recordabas la espada que atravesará tu corazón, y que te anunció el anciano Simeón. Y así, viendo cómo tu propio Hijo iba a morir, dejaste caer tus benditas lágrimas, y lloraste en silencio. A su lado, inseparable y protector, San Juan. Protector mio y de mis hijos. El más joven, quizá por eso Jesús sentía especial cariño hacia ti. El único a quien reveló el nombre del traidor, y el único que se mantuvo firme a los pies de la Cruz, junto a María

Bajadlo, por Dios, bajadlo / ponedlo en brazos de su Madre / cubridlo que está desnudo / limpiad su rostro de Sangre / Dejadme, por Dios, dejadme / que lo abrace por un instante y llevadlo al Santo Sepulcro / antes de que se haga tarde.

Pido perdón a Dios, si en algunas de estas líneas le he ofendido, o he ofendido a alguien, y doy las gracias al Señor por abrir mi corazón para que pueda transmitir mis sentimientos

 

 

Descargar Programa completo en PDF

 

 

 

Descargar Programa completo en PDF

 

 

 

 

 

Compártelo en tus Redes Sociales