XXII EDICIÓN DE LA PASIÓN VIVIENTE DE MOTILLA DEL PALANCAR

A partir de las siete y media, las calles del municipio se trasladan a la Jerusalén del siglo I d.C. para representar la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, este año se cumple la XXII edición de esta obra teatral que se distribuye a lo largo de quince escenarios diferentes repartidos por todo el municipio, con doscientas personas que llevan ensayando más de dos meses para que la actuación impresione a propios y visitantes.

 

La dirección de la obra busca mantener los puntos fuertes que tiene toda Pasión Viviente como es el fervor religioso, la representación dinámica que ofrece el cambio de escenarios, así como el buen hacer, que con el perfeccionamiento de los años, han conseguido tanto en escenarios como en caracterización de los personajes. Pero no sólo se conforman con esto, y cada año buscan innovar con nuevas escenas para sorprender y encandilar tanto a los que la han visto otros años como a los que se dejan sorprender por primera vez. Este año como novedad incluirá una escena nueva al inició de la obra, y se han modificado varias escenas, ya que uno de los objetivos que se ha marcado la Asociación Amigos del Teatro es conseguir que la actuación no se alargue en exceso para mantener mejor la atención del público.

En 2011 fue declarada por la Junta de Comunidades de Interés turístico Regional, como reconocimiento al gran esfuerzo que todos los componentes de la Asociación Amigos del Teatro, que es la encargada de elaborar la obra, le han dedicado durante todos estos años.

Corría el año 1992 cuando el entonces sacerdote de Motilla, Silvestre Valero, incentivó entre los niños que hacían la catequesis una Cuaresma diferente, que incluyera una breve representación de la Pasión de Cristo dentro de la propia Iglesia y utilizando como guión el Auto Sacramental de Manuel Muñoz Hidalgo. En 1995 es cuando dio el salto a las calles del municipio y desde entonces el crecimiento ha sido meteórico, con el poco a poco que se construyen las grandes cosas. En estos 22 años ha recibido el apoyo de todas las administraciones, Gobierno Regional, Ayuntamiento, Diputación Provincial y por supuesto Junta de Cofradías.

En definitiva, es una actuación única, que desarrollan personas que desbordan mucha ilusión por lo que hacen y que a lo largo de los años han conseguido una obra teatral que enamora a las personas más creyentes, y que consigue conmover y sorprender a todo el mundo.

Fuente: Radio90

Compártelo en tus Redes Sociales